lunes, 26 de junio de 2017

Boquerones en Vinagre de Mari Losada

Ingredientes :

1 kg de Boquerones
Vinagre blanco de Vino
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
Ajos
Perejil
Preparación :

Lo más importante de esta receta es que los boquerones sean de buena calidad. Tienen que estar muy frescos y de un tamaño medio/grande, para que queden más bonitos.

Limpiamos bien los boquerones, les quitamos la cabeza, las tripas y la espina. Nos quedarán los dos lomos limpios, que iremos poniendo en un recipiente de cristal o cerámica con agua muy muy fría. Los dejaremos un rato para que blanqueen y cuando veamos que estén bien blanquitos, los escurrimos.

Una vez que los boquerones están limpios deberíamos congelarlos 48 horas, para evitar la intoxicación por anisakis, pero yo, la verdad es que no lo hago. Cada uno que actúe en conciencia…. 
Los vamos colocando en el mismo recipiente, en capas y los vamos salando generosamente. Cuando terminemos de colocar todos los boquerones, los cubrimos con vinagre y los dejamos macerando por lo menos 8 horas. Pasado ese tiempo, los enjuagamos bien con agua, los secamos y los colocamos en una fuente bien ordenados, para cubrirlos totalmente con un buen aceite. Para comerlos debemos esperar unas horas, mejor de un día para otro.

Cuando los vayamos a servir, los espolvoreamos con ajo y perejil picados. Siempre debemos guardarlos en el frigorífico.
Los boquerones en vinagre son una de las tapas más típicas de la gastronomía española. Y una de las más ricas!! Y siendo Málaga tierra de boquerones, creo que podría asegurar que por aquí se pueden encontrar los mejores boquerones en vinagre del mundo…. Sobre todo, si tienes la suerte de comerlos en casa de Mari Losada.

Mari es una amiga mía de Nerja, que le encanta la gastronomía y que es una excelente cocinera. Ya os la presenté cuando publiqué sus pestiños: inigualables. Yo, por eso, hace tiempo decidí que no me molestaba en prepararlos… simplemente espero a que Mari me avise de que ha hecho pestiños y me acerco a su casa. Pues me pasa lo mismo con los boquerones en vinagre. Yo los suelo preparar, pero reconozco que a ella le quedan mejor. Así que espero a que ella los prepare y que yo tenga la suerte de caer por su casa en ese momento….

Todavía me falta enseñaros sus migas con sardinas a la brasa…. A lo mejor este verano, en cuanto vaya a su casa en la playa, hago un reportaje y os vais a chupar los dedos…. qué dominio de la barbacoa!!!

Por cierto, los boquerones en vinagre sobre una patata frita de paquete (si son de buena calidad mejor) son un bocado de lujo!!! 

Estos boquerones de las fotografías, me los preparó Mari para el cumpleaños de mi hermana Paloma. Los que sobraron (bueno, los que no saqué a la mesa…) me los llevé a casa y así pude hacerles fotos…. no me parecía bien decirle a Mari que me preparara otros para esta entrada, aunque estoy segura de que me los hubiera preparado sin problema.

Gracias Mari!!! Que bien lo pasamos ese día….

5 comentarios:

  1. Yo tampoco los congeló.....
    Me apunto eso de tenerlos en agua para que blanquear. Lo demás, lo hago igualito.
    Un abrazo, tapadita con mi edredón de verano.....ja,ja.
    María José

    ResponderEliminar
  2. Yo antes no los congelaba, pero cada vez en más ocasiones, al ponerme a limpiar el pescado me encuentro algún rastro de anisakis. Casi la mitad de las veces que lo limpio me lo encuentro, antes era algo muy esporádico. Ahora los congelo, el riesgo me parece muy elevado.

    ResponderEliminar
  3. Si no eres alérgico es tontería congelarlos, eso sí, si es para consumo propio. Tienen una pinta barbara!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿seguro? Es que me da miedito. Y la pinta que tienen los no congelados, no la tienen los congelados ni de broma.

      Solo ver los de esta foto y ya babeo :)~~~

      Eliminar
    2. Hola vlankilla, a ver, es evidente que si no eres alérgico a los frutos secos, puedes comer frutos secos, pues lo mismo con el pescado y este bicho. Tienes que saber si lo eres o no y eso te lo dice si llevas toda la vida comiendo pescado fresco o si te has hecho una prueba específica. Y aquí viene el problema, si tú lo tienes claro no pasa nada, pero cuando cocinas para otros, es decir, invites a amigos, los sirvas en un bar o los lleves a una fiesta. No te la puedes jugar. No obstante congelados están muy buenos, aunque ciertamente nunca como sin congelar.

      Eliminar